BIENVENIDAS-OS A ESTE ESPACIO ELECTRÓNICO

Picture

Mi nombre es Teresa Oropeza Alvarez, actualmente estoy encargada del Área de Pastoral de los Colegios Divino Pastor.

Soy originaria de Tehuacán, Puebla. estudié la carrera de Lic. en Ciencias Teológicas en la Universidad Iberoamericana de Santa Fe en el Distrito Federal. Soy egresada del CET-CIRM. La formación nunca se acaba y cada vez se requiere que uno se actualice constantemente por tal motivo estoy estudiando la Maestría en Pedagogía en la Universidad Popular Autónoma de Puebla.

Pertenezco como religiosa a la Congregación Hermanas del Divino Pastor. Es una Congregación Religiosa Mexicana, fundada por el P. Antonio Repiso Martínez de Orbe, en la Ciudad de Oaxaca el 14 de Enero de 1900.

Como Pastoras nuestra Carisma es seguir a Cristo Pastor  en su proyecto de liberación integral del hombre ... y a su semejanza dar vida y vida en abundancia. tenemos cuatro áreas apostólicas para hacer vida el Carisma: Pastoral Educativa, Pastoral Parroquial, Pastoral Campesino Indígena, Pastoral Casas de Oración.

Mi misión la realizo en el Colegio Sor Juan Inés de la Cruz en la ciudad de Tehuacán. Coordino la Pastoral de esta Institución Educativa que cuenta con diferentes secciones: Jardín de Niño, Primaria, Secundaria, Preparatotia y Licenciaturas en: Normal Primaria y en Psicología que está incorporada a la UNAM.

En mis proyectos no estaban el de dedicar parte de mi vida a la educación. Sin en cambio los caminos de Dios me han permitido compartir estos años con los jóvenes de la Licenciatura tanto en la Normal como con los de la psicología, así como el coordinar la pastoral de toda la institución y el estudio de la maestría me han llevado a concebir la educación como la formación para la vida, formar creando los espacios de encuentros con los alumnos, con sus compañeros-as, con la naturaleza, con lo Trascendente.

Educar es acompañar, guiar, orientar, ser la brújula del al alumno para que el sea su propio autorregulador de su aprendizaje, que el se haga corresponsable de su formación.

Nos toca impulsar una educación que forme de manera alternativa, desde nuestra complejidad como seres humanos y responda a los desafíos que la realidad nos plantea. Es un reto y tarea tejer nuevamente nuestra vida, en los ámbitos personal, familiar y como sociedad.

Podemos hacer una comparación; la educación es como un tejido, una urdimbre donde cada quien forma parte de el. Somos hilo de diversos colores que al ir caminando día a día vamos entretejiendo lo que deseamos en este proceso de formación y humanización. formemos seres con calidad humana.